EL COLISEO DE ROMA

12:15

Una de mis ciudades preferidas es Roma. Además creo que es la ciudad que más veces he visitado (gracias a las monedas que he tirado a la Fontana de Trevi) y sigo teniendo ganas de volver. Uno de los motivos por los que me gusta tanto esta ciudad es la cantidad de ruinas de la época de la antigua Roma que hay, y entre ellas, está el impresionante Coliseo.
El coliseo de Roma
Arco de Tito y Coliseo
El anfiteatro Flavio, conocido como el Coliseo, es el impresionante recuerdo que queda del poder de Roma y de los Flavios. Se comenzó a construir sobre el año 70 d.C, en la época del emperador Vespasiano. Las obras se alargaron y se finalizaron en el año 80 d.C, bajo el reinado de su hijo, el emperador Tito. Fue tan importante su construcción que hasta fue necesaria la construcción de una calzada desde Tibur (la actual Tívoli) hasta Roma para traer los 100.000 metros cúbico de mármol que se utilizaron. La inauguración del Coliseo se celebró durante 100 días, con espectáculos de lucha de gladiadores y cacerías de fieras.
El coliseo de Roma
El coliseo era enorme, tenía aforo para unas 50.000 personas y aquí se celebraban sangrientos espectáculos en la arena, para deleite del público de la antigua Roma. El combate de gladiadores comenzó en 264 a.C como un acto ritual en memoria del difunto Junio Bruto, pero esta actividad fue evolucionando hasta convertirse en un entretenimiento. En la escuela de gladiadores se entrenaban prisioneros de guerra, esclavos y criminales condenados. Había también algún hombre libre que entraba a las escuelas de gladiadores. Su intención era adquirir fama y dinero, algo que tenían algunos gladiadores que acumulaban victorias. Se convertían en grandes campeones y podían incluso lograr su libertad.
Mosaico romano gladiadores. El coliseo de Roma
Una de las escuelas de gladiadores más importantes era el Ludus Magnus, construida junto al Coliseo. Aquí vivían los gladiadores en celdas con lo estrictamente necesario y entrenaban en el patio donde había un pequeño anfiteatro. Estas escuelas de gladiadores eran gestionadas como un negocio, en donde los empresarios compraban los esclavos, los entrenaban y luego alquilaban sus servicios. Existe un túnel subterráneo que une el Ludus Magnus y el Coliseo que actualmente no se puede visitar ya que no se encuentra en condiciones y es necesaria su restauración.
Representación de el Ludus Magnus junto al Coliseo. El Coliseo de Roma
Representación de el Ludus Magnus junto al Coliseo
Los juegos de gladiadores eran una herramienta política y de propaganda ante los romanos, pero llegó un momento en que con esto solo no bastaba y se comenzaron a incorporar animales y otros espectáculos como cacerías, ejecuciones y representaciones navales, en donde la arena se convertía en un mar artificial. En el 404 d.C, el emperador Honorio prohibió los juegos de gladiadores y el espectáculo se redujo a la lucha entre animales.
Cuadro de Jean-Leon Gerome "Pollice Verso". El Coliseo de Roma
Cuadro de Jean-Leon Gerome "Pollice Verso"
Cuadro "La naumaquia" de Ulpiano Checa. El Coliseo de Roma
Cuadro "La naumaquia" de Ulpiano Checa
El Coliseo de Roma tiene un diámetro de 527 metros y estaba dividido en diferentes niveles. Bajo la arena se ocultaba un laberinto de galerías donde los animales y los gladiadores esperaban su turno para salir. Además había un complejo sistema de rampas y montacargas que los subía a la arena. A esta zona llegaba el túnel subterráneo desde la escuela de gladiadores Ludus Magnus.
Interior del Coliseo de Roma
El suelo de la arena era posiblemente de madera y de piedra en las zonas cercanas a las gradas. Había un sistema de drenaje, conectado con cuatro grande cloacas, posiblemente para evacuar el agua después de las representaciones navales.
Interior del Coliseo de Roma
Las gradas del Coliseo de Roma estaban repartidas en cinco niveles. En la parte inferior se sentaban las personas más importantes de la época. Había un palco imperial, en la fachada sur, con una puerta de acceso reservada al emperador, frente a él, se sentaban los magistrados también con un palco y una entrada privada, y luego, en el primer nivel se sentaban los altos dirigentes y las vestales.
Representación del Coliseo de Roma
El acceso a las gradas se realizaba a través de los vomitorios donde estaba escrita la categoría de los espectadores de cada zona. Los asientos eran de mármol hasta el cuarto nivel, a partir de aquí, los asientos eran de madera para aligerar el peso. En la parte superior había un pórtico de columnas para proteger las gradas superiores y cerraba el edificio el velario, un gigantesco toldo soportado sobre 240 soportes colocados en la cornisa, que era recogido y extendido por un millar de marineros de las flotas de Miseno y Rávena.
Representación del Coliseo de Roma
"Mientras siga en pie el Coliseo, seguirá en pie Roma. Cuando caiga el Coliseo, caerá Roma. Cuando caiga Roma, caerá el mundo" - Beda el Venerable (S. VIII).
Arco de Constantino y Coliseo de Roma
Arco de Constantino y Coliseo
El Coliseo de Roma es una visita imprescindible. Eso sí, si no quieres esperar la larga cola para comprar el ticket y entrar tienes varias opciones. Comprar la entrada anticipada al coliseo  (que cuesta un poco más que comprada en taquilla), comprar la tarjeta turística Roman Pass, donde está incluida la entrada al Coliseo, o si también vas a visitar el foro romano y el palatino, comprar la entrada conjunta en cualquiera de sus taquillas. ¿Te apetece imaginar lo que pudo ser un espectáculo de gladiadores en la antigua Roma?
El Coliseo de Roma es Patrimonio de la Humanidad desde 1980.

You Might Also Like

0 comentarios

Popular Posts

Like us on Facebook