Observación de Ballenas en Vallarta

12:37


Ha comenzado la temporada de ballenas. Para celebrarlo, le presentamos la mejor información para disfrutar al máximo el avistamiento en la Bahía de BanderasPuerto Vallarta y Yelapa casa de el Hotel Lagunita conociendo y entendiendo la vida secreta de las ballenas y las reglas sencillas -pero sumamente importantes- para observarlas de una forma RESPONSABLE.
Conociendo a las Ballenas Jorobadas
Las ballenas jorobadas se encuentran en mares y océanos de todo el mundo. Siendo originalmente animales terrestres, una larga y lenta evolución las llevó de regreso al mar, por lo que cada centímetro y cada gramo de su enorme cuerpo se han adaptado para vivir en el mar. Consideradas entre las 5 ballenas más grandes del mundo, pueden medir entre 14 y 16 metros de largo. Carecen de dientes, teniendo en su lugar gruesas 'barbas' de queratina que cuelgan de su mandíbula superior, lo que les permite filtrar su alimento, que abarca desde minúsculos crustáceos de apenas 2cm de largo, hasta peces de unos 15cm. Durante el invierno no se alimentan, viviendo únicamente de las reservas de grasa acumuladas en su cuerpo durante el verano, donde pueden ingerir hasta una tonelada de alimento diario en las gélidas aguas del norte. Pesan alrededor de 40 toneladas y los ballenatos al nacer alcanzan hasta 4 metros y alrededor de 1 tonelada. Tras nacer, los ballenatos consumen cada día hasta 70 litros de leche compuesta por 45% grasa.

Dato curioso: Los cetáceos (ballenas y delfines) y los ungulados (elefantes, vacas, camellos, manatíes, caballos, etc.) provienen del mismo ancestro. Las primeras ballenas aparecieron hace 36 millones de años; se cree que la Jorobada apareció ¡entre hace 5 y 12 millones de años!

¿Por qué son jorobadas?
Aunque no presentan joroba alguna, su nombre se deriva de la forma en la que arquean visiblemente su cuerpo para sumergirse luego de tomar aire, obteniendo así el impulso necesario para sumergirse rápidamente. Este movimiento culmina con la exhibición de su enorme cola, que puede medir hasta 5 metros de ancho, lo que significa que pasarán algunos minutos para que vuelva a salir a respirar. Otra característica que las diferencia de las demás especies de ballenas es la longitud de sus aletas pectorales (que son las más largas de todas las ballenas), pues alcanzan igualmente los 5 metros de largo y 1 metro de ancho. Esta característica tan distintiva es la que le da a su nombre científico: Megaptera novaeangliae, que se traduce literalmente como 'grandes alas de Nueva Inglaterra'.

Dato curioso: En los siglos XVIII y XIX, la Bahía de Banderas era conocida como la 'Bahía de los Jorobados', debido a la gran cantidad de ballenas que aquí había. El primer registro científico de la ballena jorobada en México fue realizado en 1874, aquí, en nuestra Bahía de Banderas.

¿Por qué emigran las ballenas?
Aunque pasan la mayor parte del año en las zonas polares, las ballenas necesitan migrar a aguas más cálidas durante unos meses para reproducirse y dar a luz a sus crías, recorriendo rutas de hasta 25 mil kilómetros. La razón radica en que los ballenatos no podrían sobrevivir en aguas más frías, ya que nacen sin la capa de grasa que los aísla de las bajas temperaturas. El periodo de gestación o embarazo dura alrededor de 11 meses, por lo que aquellas hembras que se reprodujeron este invierno, regresarán el próximo año a dar a luz.

Dato curioso: Las ballenas mantienen una temperatura constante de 36°C, aún viviendo en aguas con temperatura promedio de 4°C, gracias a una capa de grasa de hasta 30cm. En aguas más cálidas sufren de 'calor', por lo que tienden a mantenerse menos activas o sumergirse un poco más profundo para refrescarse.

Un 'chorro de agua' que no es ni chorro ni agua
En general, las caricaturas, cuentos e historias narran cómo de las narinas (nariz) de las ballenas sale un chorro de agua, que puede ser visto cada vez que salen a la superficie. En realidad, lo que se ve es el producto de la respiración (tienen pulmones como nosotros) y está compuesto de vapor de agua y dióxido de carbono, pero que al salir con tal fuerza, arrastra un poco de agua de la superficie, formándose pequeñas gotitas que forman una 'nube', mejor conocida como 'soplo'. Cada especie de ballena tiene una forma particular de 'soplar', formando un característico y único soplo que permite distinguirlas con sólo verlo.

Dato curioso: En un instante, una ballena puede restablecer el 90% del aire en sus pulmones; dependiendo de la actividad que realicen, pueden permanecer sin respirar ¡por más de 25 minutos!

Guerra de los sexos, un comportamiento extraordinario
Como siempre, hay más machos que hembras disponibles para aparearse, los machos permanecerán en una guerra constante por aparearse con las hembras disponibles, incluyendo a aquellas que acaban de dar a luz. Saltos, aletazos y coletazos, luchas constantes y golpes son necesarios para demostrar a las hembras que son sanos y aptos para reproducirse, pero también para mantener a otros machos competidores lo más lejos posible, debiendo recurrir a técnicas de seducción más sutiles (y aún incomprendidas) a través de su arma secreta: el canto.

Dato curioso: Las ballenas no tienen cuerdas vocales. Todos los sonidos que producen, los emiten sin necesidad de liberar una sola burbuja de aire. En pocas palabras, estos poderosos sonidos son generados 'desde lo más profundo de su ser'.

El canto de las ballenas
Existen historias antiguas en que los hombres de mar de antaño escuchaban cantos surgir de las profundidades, de ahí nacieron leyendas sobre el canto de las sirenas. Se cree que lo que escuchaban era en realidad el canto de las ballenas, el cual puede ser percibido fuera del agua en una ubicación cercana a ellas. El sonido que las ballenas producen es tan fuerte que se estima puede viajar cientos y hasta miles de kilómetros de distancia. El canto de las ballenas es considerado como uno de los más complejos mecanismos de comunicación en el reino animal, formado por patrones de notas graves y agudas que varían de amplitud y frecuencia, repitiendo secuencias coherentes y encajadas. Una ballena puede permanecer cantando sin cesar por horas, repitiendo una y otra vez la misma canción. Cabe aclarar que sólo los machos cantan, utilizándolo como una forma de advertencia a sus adversarios y para atraer la atención de otras ballenas. Misteriosamente, todos los ejemplares de una misma población cantan la misma canción durante la temporada de reproducción, sin importar dónde se encuentren. Esta canción es sutilmente modificada cada año, como una 'canción de moda'.

Dato curioso: Los científicos estiman que antes de la década de 1990, algunos sonidos producidos por las ballenas podían viajar hasta 1,600 kilómetros de distancia. Hoy en día, debido a la contaminación sonora en el mar, estos sonidos no se escuchan a más de 400 kilómetros de distancia, ¡4 veces menos!

Los saltos: la máxima exhibición de poder
Todos queremos ver a una ballena saltar y las ballenas jorobadas son expertas en el tema. Para lograr sacar del agua su cuerpo de más de 40 toneladas, se necesita un impulso equivalente a la energía que una persona promedio requiere durante un día de actividad (alrededor de 2,500 Kcal), a diferencia que una ballena puede saltar incontables veces durante horas. Para su tamaño, toda esta energía equivaldría a la energía que nuestro cuerpo utiliza para saltar la cuerda. La razón por la que saltan no es del todo comprendida, pero tiene propósitos tanto de comunicación como de limpieza, pues el golpe resultante elimina piel muerta y parásitos de su cuerpo. En madres con sus crías, el salto es considerado más como juego para ejercitación y aprendizaje del bebé.

Dato curioso: Al sumergirse, la ballena genera con su cola una contracorriente tan poderosa que crea en la superficie una 'huella' o 'espejo', que puede permanecer visible por varios minutos. El impulso de la ballena para saltar es tan fuerte que el movimiento de su cola puede ser 'escuchado' con un micrófono sumergible (hidrófono).

La población actual de ballenas jorobadas
Luego de más de 200 años de una continua cacería, la población mundial de ballenas jorobadas se redujo en un 90%. Es decir, que para la década de 1980 sólo existía alrededor del 10% de la población original, en la que murieron más de 250 mil ejemplares. A partir de 1966, cuando quedaban apenas unas 1,500 ballenas jorobadas, comenzaron a recibir protección internacional, junto con otras especies. Hoy en día, se sabe que en el Pacífico Norte hay alrededor de 20 mil ballenas jorobadas, pero se desconoce el número de la población global. Cada individuo es reconocido por las características únicas de sus colas, que funcionan como una 'huella digital'.

Dato curioso: Tarde o temprano, las ballenas regresan a la zona donde nacieron. En la Bahía de Banderas, cada temporada vienen más de 450 ballenas distintas, pero sólo las madres con cría se quedan toda la temporada. El resto 'va y viene', entrando y saliendo de la bahía.

Observación RESPONSABLE de Ballenas
México es un país que cuida y protege a las ballenas desde 1938; actualmente la ballena jorobada está sujeta a protección especial en las Normas Oficiales Mexicanas NOM-059-ECOL-2001 y NOM-131-SEMARNAT-2010. Esta última es la que establece los lineamientos y especificaciones para el desarrollo de actividades de observación de ballenas, relativas a su protección y la conservación de su hábitat. Para lograr un avistamiento amigable y respetuoso, le hacemos las siguientes recomendaciones:

1. La mejor forma de ver a las ballenas es contratando una empresa autorizada por la SEMARNAT para realizar esta actividad. Este permiso lo puede reconocer por una banderola especial que debe exhibirse siempre en la embarcación. Ésta tiene una ballena bordada, las siglas de la SEMARNAT y un número de registro.
2. Busque siempre una embarcación pequeña (menor de 30 pies de eslora). Los barcos grandes son más difíciles de maniobrar y no pueden acercarse a las ballenas adecuadamente, además de ser más ruidosos y contaminantes.
3. Invierta en su recorrido. Normalmente, los recorridos económicos no le ofrecen un servicio profesional. En general, un recorrido un poco más costoso le garantiza un servicio profesional y responsable. No caiga en la ilegalidad por ahorrarse unos pesos.
4. Disfrute del espectáculo. No le tema a las ballenas pues aún cuando éstas pueden aproximarse a la embarcación e incluso pasar por debajo, usted no corre peligro. Mejor aproveche para tomar fotografías y ¡disfrute del momento!

A pesar del enorme daño que los seres humanos les hemos causado, es innegable que las ballenas están conscientes de nosotros como seres inteligentes y se muestran respetuosas y hasta curiosas de quienes las observamos en el mar. La pregunta es: ¿estamos nosotros lo suficientemente conscientes de ellas como para cuidarlas y respetarlas? Mientras abrimos los ojos, abramos nuestros corazones a estos generosos seres y digamos todos ¡Bienvenidas ballenas!

You Might Also Like

0 comentarios

Popular Posts

Like us on Facebook